No seas Joto

Por: Ro_Abad@Ro_Abad1

Volteado, puto, marica, puñal, maricón, joto, son algunas formas despectivas en las que muchxs llaman a las personas homosexuales masculinas. La homosexualidad es la atracción romántica, atracción sexual o comportamiento sexual entre miembros del mismo sexo o género. Pero normalmente se llama homosexual al hombre que le atrae un hombre, aunque a las lesbianas es correcto llamarlas homosexuales o gays también.

En esta ocasión nos centraremos en los hombres. En un país con una cultura machista como nuestro México cuesta entender este concepto. Desde siempre y aun con la apertura informativa social, el tema de la homosexualidad está muy estereotipado y estigmatizado.

Sabemos que México es homofóbico. De acuerdo con CONAPRED, la “homofobia es el temor, rechazo o aversión hacia las personas en razón de su orientación, preferencia sexual, identidad y expresión de género, basada en estereotipos, prejuicios y estigmas, expresada en actitudes y conductas discriminatorias que vulneran la igualdad, dignidad, derechos y libertades de toda persona, que pueden generar diversos tipos de violencia”.

Es decir, un rechazo o aversión hacia una persona gay.

Según el autor Blumenfeld, Hay cuatro niveles en los que opera la homofobia:

  1. Homofobia personal: un sistema personal de creencias como odio a los homosexuales por considerarlos trastornados psicológicamente o incapaz de poder empatizar con ellos por sentir que carecen de control sobre sus impulsos.

En este nivel se considera que” las personas homosexuales no son estables psicológicamente. Se cree por ejemplo que “son más aprensivas y se pelean por todo”.

  1. Homofobia interpersonal: es el nivel que afecta las relaciones entre los individuos que se expresa en conductas como agredir física o verbalmente a algún homosexual, incluyendo el uso de apodos y chistes.

Considero que este tipo es uno de los más comunes en México, pues tenemos un alto número de homicidios por odio hacia personas de la comunidad lgbtttiqa+ por un lado y por otro en los grupos de amigos (normalmente en hombres) se hacen bromas si se sospecha o alguien que conocen (puede ser un compañero de escuela o del mismo grupo, pero no tan cercano) es gay y le ponen algún sobre nombre o hacen bromas sobre esta situación.

  1. Homofobia institucional: se trata de las formas en que organismos gubernamentales, educativos y/o religiosos discriminan sistemáticamente, por ejemplo, a través de leyes y su aplicación.

Un claro ejemplo es que muchas veces los funcionarios y funcionarias del IMSS no están capacitados para que una persona casada con otra del mismo sexo, puedan inscribir a sus parejas. A pesar de que la ley así lo establece, cuesta trabajo la inscripción.

  1. Homofobia cultural: se refiere a las normas sociales que funcionan en una cultura para legitimar la opresión y discriminación. Estas normas no están escritas, son implícitas y se observan en códigos de conducta.

Se asume que las personas homosexuales “son así” porque no están seguros de su sexualidad o porque fueron violados en su infancia. Son creencias que pueden heredarse por varias generaciones, incluso se llega a considerar que “no es normal” porque religiosamente Dios solo hizo al hombre y a la mujer como parejas.

Estas situaciones sólo son reflejo del miedo infundado, por ignorancia, y de la falta de información y apertura. Es terrible la situación hacia las personas, y es más grave cuando se trata de familias diversas u otros tipos de preferencias sexuales y el reconocimiento social y de sus derechos de igualdad.

Lo más difícil es romper esta ideología porque parece que hoy, la apertura informativa se traduce en una falsa tolerancia, en un “respeto a los gays pero no quiero que se me acerque uno” o “está bien que sea gay pero que no se le note mucho con los clientes” que representa una falsedad en la aceptación y que no ayuda para nada a la disolución del discurso homofóbico. ¿O que amigos? ¿Ponen en duda su frágil masculinidad?

¿Cómo poder hacer o intentar sembrar un cambio social? Me parece que es una tarea que no es para nada sencilla, pero podemos empezar con los siguientes puntos:

  1. Infórmate, a veces hablamos por herencia ideológica pero no conocemos el fondo de los conceptos. Hay muchas páginas y libros donde te ayudan de manera anónima a entender el tema. En https://demachosahombres.com/ son grupos de hombres hablándole a hombres sobre muchos temas.
  1. Las mujeres también pueden ser homofóbicas así que también nos podemos informar https://ilsb.org.mx/
  1. No te calles. Muchas veces no decimos nada cuando se hacen comentarios discriminatorios por evitar la burla o la exclusión del grupo. Créeme, no quieres pertenecer a un grupo de ignorantes.
  1. Reconoce tu situación privilegiada. No puedes ser un aliado de verdad sino lo haces, porque tú no has vivido discriminación por casarte, por tomar la mano de tu pareja y mucho menos corres peligro de que te corran. Siempre recuerda este punto.
  1. Denuncia o exhibe a las personas homofóbicas, a nivel institucional ya hay muchos canales que pueden ayudar.
  1. Cuida tu vocabulario. Sabemos que hay cosas que están muy arraigadas culturalmente pero precisamente no las vamos a cambiar sino comenzamos a hacerlo de manera consciente.
  1. Piensa antes de hablar, no hagas bromas sobre la homosexualidad, no sabes quienes están a tu alrededor o alguien que realmente quieras pueda salir lastimado. 

Como siempre son sugerencias, pero que de verdad pueden hacer una diferencia en tu circulo y se pueden replicar poco a poco. En www.polifacetik.com tenemos mucha información para ayudarte con estos temas.

 

Referencias

Blumenfeld, W. J. (1992). Homophobia: How we all pay the price. Boston, Massachusetts: Beacon Press.

https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/orientacion-sexual/orientacion-sexual/que-es-la-homofobia

http://www.conapred.org.mx